La vitamina E  ayuda a prevenir el estrés oxidativo del cuerpo y a preservar otras vitaminas.

Las cantidades adecuadas de vitamina E pueden ayudar a protegernos contra las enfermedades cardíacas y daños oculares relacionados con la edad (degeneración macular). Por el contrario, un exceso de vitamina E consumida a través de los suplementos, puede conducir a sangrado excesivo o hemorragias.

La vitamina E obtenida por los alimentos se considera segura y saludable.

  • Vitamina E en alimentos de origen animal

La vitamina E principalmente la encontramos en alimentos de origen vegetal, aunque también la podemos encontrar en algunos alimentos de origen animal como la yema de huevo.

  • Vitamina E en alimentos vegetales

Las semillas de girasol son una excelente opción para picar entre horas o como guarnición de ensaladas y sopas.

El pimentón dulce y el pimentón picante son dos buenas opciones para añadir a nuestros platos,

Incorporar una colación de 6 almendras diarias

Los piñones los podemos comer crudos al igual que las almendras, pero también como parte de salsa como el pesto o como complemento para ensaladas.

Las hierbas aromáticas como la albahaca y el orégano pueden formar parte de muchos platos de nuestro menú, como por ejemplo, en las salsas, pasta, pizzas, ensaladas. Otras hierbas aromáticas con alto contenido de vitamina E son la salvia, el tomillo, el perejil y el comino.

Las aceitunas verdes se pueden comer en muchos platos y solas. Son una delicia para el paladar. Las podemos encontrar en salsas de pasta, pizzas, ensaladas, en panes o solas (5 unidades) como un colación salada.

Otros alimentos ricos en vitamina E son el aceite de germen de trigo, las avellanas, , el aceite de canola, el aceite de maíz, el brócoli, el aceite de soja, los pistachos, las nueces, los pimientos, los kiwis, el mango, los tomates, los espárragos y los zapallitos verdes.